[Ir al contenido]

Bronquitis

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

¿Qué es una bronquitis?

Una bronquitis es la inflamación (hinchazón y enrojecimiento) de la mucosa que recubre las vías respiratorias de mayor tamaño. Estas vías respiratorias, llamadas bronquios, conectan la tráquea con los pulmones. La delicada mucosa que las recubre fabrica un moco que cubre y protege los órganos y tejidos que participan en la respiración.

La bronquitis puede:

  • Hacer más difícil que el aire entre y salga de los pulmones.
  • Irritar los tejidos de la mucosa bronquial. Esto, a su vez, hace que los tejidos fabriquen demasiado moco.

El síntoma más frecuente de la bronquitis es la tos persistente.

¿Cuáles son los tipos de bronquitis?

La bronquitis puede ser aguda o crónica:

La bronquitis aguda aparece de repente y puede causar síntomas graves. Pero no dura más de unas pocas semanas. La mayoría de los casos de bronquitis están causados por virus. Son muchos los virus que pueden infectar las vías respiratorias y atacar los bronquios. Las infecciones por algunas bacterias también pueden causar bronquitis agudas. La mayoría de las personas tienen una bronquitis aguda en algún momento de su vida.

La bronquitis crónica es muy poco frecuente en los niños. Puede ser de leve a grave y dura más tiempo (de varios meses a años) que la bronquitis aguda. La causa más frecuente de las bronquitis crónicas es la conducta de fumar. Los bronquios están permanentemente inflamados e irritados, y fabrican mucho moco a lo largo del tiempo. Las personas con bronquitis crónica están más expuestas a contraer infecciones bacterianas en las vías respiratorias y en los pulmones, como una neumonía.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la bronquitis?

La bronquitis aguda suele empezar con una molesta tos seca provocada por la inflamación de la mucosa bronquial.

Otros síntomas pueden incluir:

  • tos que expulsa un moco espeso de color blanco, amarillo o verdoso
  • sensación de falta de aire
  • dolor o sensación de opresión en el pecho
  • resuello o respiración sibilante (hacer "pitos" al respirar)
  • dolor de cabeza
  • malestar general
  • fiebre
  • escalofríos

A las personas con bronquitis crónica:

  • Les puede llevar más tiempo del habitual recuperarse de un resfriado y de otras enfermedades respiratorias frecuentes.
  • Pueden tener resuello, respiración sibilante, sensación de falta de aire y tos a diario.
  • Respirar les puede costar cada vez más.

Causas de la bronquitis

La bronquitis aguda suele estar causada por un virus. Puede ocurrir junto con un resfriado u otra infección respiratoria o aparecer justo después. Los virus se pueden propagar:

  • cuando una persona con bronquitis tose y expulsa al aire gotitas infectadas
  • cuando una persona se toca la boca, los ojos o la nariz después de haber estado en contacto con fluidos respiratorios de una persona infectada

Entre las cosas que aumentan el riesgo de desarrollar una bronquitis crónica, se incluyen:

  • la conducta de fumar, aunque sea durante poco tiempo
  • respirar humo de tabaco
  • exponerse a gases o vapores químicos o a otros contaminantes del aire durante largos períodos

¿Cómo se diagnostica la bronquitis?

Cuando los médicos sospechan que un niño tiene bronquitis, lo explorarán y escucharán los sonidos del interior de su pecho con un estetoscopio para detectar sibilancias y congestión.

No se necesitan pruebas para diagnosticar una bronquitis. Pero el médico puede solicitar una radiografía de pecho (o tórax) para descartar enfermedades como la neumonía. A veces, los médicos realizan una prueba respiratoria (llamada espirometría) para saber si sus pacientes tienen asma. Algunos niños que parecen estar contrayendo muchas bronquitis, con tos, sibilancias y falta de aire, pueden tener asma en vez de bronquitis.

¿Cómo se trata la bronquitis?

Los médicos no recetan antibióticos para tratar bronquitis causadas por virus. Los antibióticos solo son eficaces contra las bacterias, no contra los virus.

La mayoría de niños con bronquitis mejoran cuando reciben cuidados en casa. Los médicos recomiendan a niños y adolescentes:

  • beber mucho líquido
  • hacer mucho reposo

En algunos niños mayores o adolescentes, es posible que los médicos no vean ningún inconveniente en darles un medicamento para la tos de venta sin receta para aliviársela. A veces, también recetan broncodilatadores u otros medicamentos para tratar el asma. Estos medicamentos ayudan a relajar y abrir los bronquios y diluyen el moco para que resulte más fácil respirar. Los niños suelen recibir estos medicamentos mediante inhaladores o nebulizadores.

Los niños o los adolescentes con bronquitis crónica deben evitar estar cerca de todo lo que les irrite los bronquios. En las personas que fuman, esto significa dejar de fumar. El humo del tabaco causa más del 80% de todos los casos de bronquitis crónica. Los fumadores también tardan más tiempo en recuperarse de una bronquitis aguda y de otras infecciones respiratorias.

¿Se pueden prevenir las bronquitis?

Lavarse las manos bien y a menudo puede ayudar a prevenir la propagación de muchos de los gérmenes que causan bronquitis, sobre todo, durante la temporada de los resfriados y la gripe.

Anime a cualquier miembro de su familia que fume a dejarlo. Evite que sus hijos, con o sin bronquitis, sean fumadores pasivos. Respirar humo de tabaco puede exponerlos a contraer infecciones víricas y a tener las vías respiratorias congestionadas.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: agosto de 2019