[Ir al contenido]

Cuando su hijo necesite una escayola (yeso)

¿Qué es una escayola?

Una escayola es un vendaje duro que impide que se mueva una parte del cuerpo para que se pueda curar.

¿Por qué los niños necesitan escayolas?

A los niños les ponen escayolas después de fracturarse o romperse un hueso, hacerse otro tipo de lesiones o someterse a una operación.

¿Qué tipos de escayolas hay?

La mayoría de las escayolas se fabrican con fibra de vidrio. La fibra de vidrio es un tipo de plástico que se puede moldear y que, al secarse, se endurece. Algunas escayolas de fibra de vidrio son resistentes al agua.

Con menos frecuencia, las escayolas se fabrican con yeso. Este polvo blanco se mezcla con agua para formar una pasta. La pasta se endurece cuando se seca.

¿Hay escayolas resistentes al agua?

Sí, hay un tipo de escayola que se puede llevar puesta en las duchas y las piscinas. Una escayola resistente al agua es una escayola de fibra de vidrio ordinaria con un tipo diferente de forro o recubrimiento interno. Los médicos usan escayolas resistentes al agua solo con algunos niños que se han fracturado huesos.

¿Cómo se ponen las escayolas?

Un profesional de la salud, como un cirujano traumatológico, un médico de un servicio de urgencias, un médico ayudante, un técnico en ortopedia o un enfermero titulado, es quien puede colocar una escayola.

Para colocar una escayola, el profesional de la salud:

  • enrolla una capa de revestimiento de un material blando alrededor de la zona lesionada (en las escayolas resistentes al agua, se usa un revestimiento o forro interior diferente)
  • moja con agua el material de la escayola
  • enrolla el material de la escayola alrededor de la primera capa o forro interno
  • espera a que la capa exterior se seque y se ponga dura y resistente

Una escayola de fibra de vidrio se calienta mientras se endurece. Y se enfría al cabo de unos 15 minutos.

¿Cómo puedo prevenir posibles problemas en la escayola de mi hijo?

Si la escayola no es resistente al agua, hay que mantener bien secos tanto la escayola como su forro o recubrimiento interno. Una escayola o un forro interno húmedos o mojados pueden provocar erupciones o infecciones en la piel.

  • No estire de la capa del forro interior ni rompa ninguna parte de la escayola.
  • Si la escayola tiene bordes cortantes, ponga cinta adhesiva o parches adhesivos para taparlos.  

Si a su hijo le pica la escayola:

  • golpee suavemente la escayola desde la parte exterior.
  • Use un secador de cabello, regúlelo a la modalidad de aire frío o de ventilador y enfóquelo hacia los bordes de la escayola.
  • No use ningún objeto para rascar dentro de la escayola Rascarse podría conducir a una infección y a la aparición de llagas o úlceras. No aplique ninguna loción ni polvos de talco dentro de la escayola.

¿Cómo deberíamos cuidar de la escayola?

Si la escayola es resistente al agua:

  • Rocíe la escayola y su forro interior con agua limpia para eliminar los restos de jabón después de la ducha. 
  • Seque la escayola con un secador en su modalidad de aire frío después de que su hijo se duche o nade.

Si la escayola no es resistente al agua:

Las escayolas que no disponen de una capa especial resistente al agua se deben mantener secas. Hasta los niños que son lo bastante mayores como para bañarse solos, deberán mantener la escayola bien seca mientras se bañen.

  • Los niños pequeños deben darse baños de esponja. En los baños de esponja, se usa una esponja o una manopla mojada para lavar y aclarar el cuerpo del niño. No ponga a su hijo debajo del agua.
  • Los niños mayores se pueden dar baños. Es mejor darse un baño que una ducha porque es más fácil mantener seca la escayola durante el baño.
    • Antes de que su hijo se bañe, cubra su escayola con dos bolsas de plástico. Primero, meta la escayola en una bolsa y cierre la parte superior con una goma. Luego, meta la escayola en la segunda bolsa y cierre la parte superior con otra goma.
    • Algunas familias usan protectores plásticos de escayola resistentes al agua en vez de bolsas de plástico. Puede comprar uno en una farmacia o droguería.
    • Indique a su hijo que mantenga la escayola completamente fuera del agua, elevándola y apoyándola en el lateral de la bañera.

Si la escayola o su forro interno se salpican de agua, use un secador de pelo, regulado a la modalidad de aire frío o a la de ventilador para secarlos. Si una parte de la escayola o del forro interno se sumerge en el agua y se empapa, llame al médico.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si:

  • La escayola le va demasiado apretada a su hijo.
  • La escayola le iba bien y su hijo estaba cómodo llevándola, pero ahora la nota incómoda.
  • Su hijo tiene un dolor que antes no tenía o empeora su dolor.
  • A su hijo se le hinchan los dedos de los pies, le cambian de color, le duelen, se le entumecen o pierden sensibilidad.
  • Algo queda atrapado dentro de su escayola, como un trozo de comida o un juguete pequeño.
  • De la escayola, sale un olor desagradable o cualquier tipo de fluido.
  • Se moja la escayola o el forro interno en una escayola no resistente al agua.

¿Cómo se quitan las escayolas?

Los profesionales de la salud retiran las escayolas utilizando una pequeña una sierra eléctrica. La sierra corta todo el material de la escayola pero se para siempre antes de tocar la piel.

Cuando a una persona le acaben de quitar la escayola, lo más probable es que tenga la piel pálida, seca y escamosa. Su piel estará cubierta por un pelo más oscuro que el que tenía antes y sus músculos se verán más pequeños. Es algo completamente normal, que desaparecerá el cabo de pocas semanas.

De cara al futuro

Las escayolas pueden ser una pequeña molestia, pero la mayoría de los niños no tienen ningún problema en llevarlas puestas. Ayude a su hijo a cuidar bien de su escayola para que se mantenga en buen estado y no le provoque irritaciones. Al cabo de pocos meses, la mayoría de los niños pueden retomar todas las actividades con las que disfrutan.

Fecha de revisión: mayo de 2018