[Ir al contenido]

Calendario de vacunación

Este calendario de vacunas recomendadas puede variar según su lugar de residencia, la salud de su hijo, el tipo de vacuna y las vacunas disponibles.

Algunas vacunas pueden administrarse como parte de una vacuna combinada para que su hijo reciba menos inyecciones. Hable con el médico de su hijo sobre las vacunas que su hijo necesita.

Nacimiento

  • Hep B: vacuna contra la hepatitis B. Lo ideal es administrar la primera dosis dentro de las 24 horas del nacimiento; pero los niños que no hayan sido vacunados pueden recibir la vacuna a cualquier edad. Algunos bebés que tienen bajo peso al nacer recibirán la vacuna al cumplir un mes o al ser dados de alta del hospital.

1 a 2 meses

  • Hep B: la segunda dosis se debe aplicar de uno a dos meses después de la primera dosis.

2 meses

  • DTPa: vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina acelular
  • Hib: vacuna contra la bacteria Haemophilus influenzae tipo b
  • VPI: vacuna antipoliomielítica inactivada
  • VNC: vacuna antineumocócica conjugada
  • RV: vacuna contra el rotavirus

4 meses

  • DTPa
  • Hib
  • VPI
  • VNC
  • RV

6 meses

  • DTPa
  • Hib: la tercera dosis de esta vacuna puede ser necesaria, dependiendo de la marca de la vacuna Hib utilizada en vacunaciones previas.
  • VNC
  • RV: la tercera dosis de esta vacuna puede ser necesaria, dependiendo de la marca de la vacuna RV utilizada en vacunaciones previas.

6 meses y cada año

  • Vacuna antigripal (influenza): esta vacuna se recomienda cada año para niños de seis meses en adelante.
    • Los niños menores de nueve años que reciban la vacuna antigripal por primera vez (o a quienes solo les hayan puesto una dosis antes de julio de 2019) deben recibir dos dosis separadas por un intervalo mínimo de un mes.
    • Los niños menores de nueve años que hayan recibido por lo menos dos dosis de la vacuna antigripal previamente (sea en la misma temporada o en temporadas diferentes) solo necesitarán una dosis.
    • Los niños mayores de nueve años necesitan solo una dosis.
  • La vacuna se administra por medio de una inyección usando una aguja (la vacuna contra la gripe) o mediante un espray nasal. Ambos tipos de vacuna se pueden usar en esta temporada de gripe (2019-2020) porque parecen funcionar igual de bien. Su médico le dirá cuál usar según la edad y el estado general de salud de su hijo. El espray nasal solo es para personas sanas de entre 2 a 49 años de edad. Las personas con sistemas inmunitarios débiles o con ciertas afecciones de salud (como el asma) y las mujeres embarazadas no deben recibir la vacuna en forma de espray nasal.

6 a 18 meses

  • Hep B
  • VPI

12 a 15 meses

12 a 23 meses

  • Hep A: vacuna contra la hepatitis A; se administra en dos inyecciones separadas por un intervalo mínimo de seis meses.

15 a 18 meses

  • DTPa

4 a 6 años

  • DTPa
  • Triple vírica
  • VPI
  • Varicela

    11 a 12 años

    • VPH: vacuna contra el virus del papiloma humano; se administra en dos inyecciones a lo largo de un período de 6 a 12 meses. Se puede administrar a partir de los nueve años. En adolescentes y adultos jóvenes (de 15 a 26 años de edad en las chicas y de 15 a 21 años en los chicos), la vacuna se administra en tres inyecciones a lo largo de un período de seis meses. Se recomienda tanto para niñas como para niños a fin de evitar la aparición de verrugas genitales y ciertos tipos de cáncer.
    • DTPa: dosis de refuerzo contra el tétanos, la difteria y la tos ferina acelular. También se recomienda durante cada embarazo.
    • Vacuna antimeningocócica conjugada: se recomienda una dosis de refuerzo a los 16 años de edad.

    16 a 18 años

    • Vacuna contra el meningococo B (MenB): se puede administrar a niños y adolescentes en dos o tres dosis, según la marca. A diferencia de la vacuna antimeningocócica conjugada, que es recomendable en el caso general, la vacuna MenB se administra a criterio exclusivo del médico.

    Circunstancias especiales

    • La vacuna contra la hepatitis A se puede administrar tan pronto como a los 6 meses de edad a bebés que tienen que viajar a un lugar donde abunda esta enfermedad (seguirán necesitado las vacunas ordinarias a partir de su primer cumpleaños). También se recomienda a niños de dos años de edad en adelante que corran el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Esto incluye a personas que viven, viajan o adoptan niños de áreas con altas tasas de hepatitis A, a personas con trastornos de coagulación, a personas con enfermedad hepática crónica, a personas sin hogar y a personas que consumen drogas. Esta vacuna también se puede administrar a personas que quieran ser inmunes a la hepatitis A y es útil para el personal de guarderías, centros de preescolar y escuelas, más expuesto a padecerla.
    • La triple vírica se puede administrar a bebés de solo seis meses de edad que vayan a emprender viajes internacionales. Aun así, estos niños deben recibir las dosis recomendadas de rutina entre los 12 y 15 meses, y los 4 y 6 años de edad, pero pueden recibir la segunda dosis a partir de las cuatro semanas de haber recibido la primera dosis si viajarán y están en riesgo.
    • La vacuna antigripal es especialmente importante para aquellos niños que se exponen a desarrollar problemas de salud como consecuencia de la gripe. Los grupos de alto riesgo incluyen, aunque no se limitan, a los niños menores de cinco años de edad y a quienes padezcan afecciones médicas crónicas, como el asma, problemas de corazón, enfermedad de células falciformes, diabetes, o una infección por VIH.
    • Las vacunas contra el meningococo se pueden administrar a niños de solo ocho semanas de edad (en función de la marca de la vacuna) que corran el riesgo de contraer una infección por meningococo, como la meningitis. Esto incluye a niños que padecen ciertos trastornos inmunitarios. Los niños que viven en (o que vayan a viajar a) países donde la meningitis es frecuente o donde se haya declarado un brote de esta enfermedad también deben recibir esta vacuna.
    • Las vacunas contra el neumococo también se pueden administrar a niños mayores (de dos años de edad en adelante) con afecciones que afecten al sistema inmunitario, como la asplenia, una infección por VIH u otras afecciones, como llevar un implante coclear, padecer una enfermedad cardíaca crónica o una enfermedad pulmonar crónica.

    Un brote es cuando una enfermedad se da en una mayor medida de lo esperable es un área determinada. Si tiene dudas sobre vacunar a su familia durante un brote, pregunte al profesional de la salud o póngase en contacto con el departamento de salud de su estado o de su localidad.

    Fecha de revisión: septiembre de 2019