[Ir al contenido]

La meatoplastia

¿Qué es la meatoplastia?

La meatoplastia es un procedimiento sencillo que se usa para corregir las estenosis del meato urinario. El meato urinario es la abertura que hay en el pene de un niño por donde sale la orina (o pis) hacia el exterior. En la estenosis del meato urinario, el meato es demasiado pequeño.

La meatoplastia (también conocida como meatotomía) sirve para agrandar el meato urinario para que el pis pueda salir del cuerpo con normalidad.

¿Qué ocurre durante la meatoplastia?

Las meatoplastias las llevan a cabo los urólogos, unos médicos especializados en diagnosticar y tratar problemas del sistema urinario. Antes se someterse a una meatoplastia, el niño recibe anestesia general para que se quede dormido durante todo el procedimiento y no sienta dolor.

Illustration: meatoplasty

El urólogo hace un pequeño corte en el meato urinario para agradar su abertura. Se colocan puntos absorbibles (que se absorben por sí solos) alrededor del meato urinario agrandado. Esto ayuda a que permanezca así de grande mientras se cura.

¿Qué ocurre después de la meatoplastia?

El niño puede tener vómitos durante un breve período de tiempo después de operarse. Los vómitos se deben a la anestesia y suelen desparecer en cuestión de pocas horas.

Es normal que presente cierto enrojecimiento, dolor e inflamación en la zona del corte durante un día o dos después de la meatoplastia.

¿Cómo cuido de mi hijo cuando esté en casa?

Después de operarse, está bien que su hijo beba líquidos claros (como jugo de manzana, caldo, polos y agua). Si su hijo aún es un bebé, dele suero oral, que es una solución especial que contiene la cantidad adecuada de agua y de electrolitos que necesitan los niños. Algunas marcas comerciales son Pedialyte® y Enfalyte®. Además, muchos establecimientos venden medicamentos de marcas genéricas. Puede comprar sueros orales en droguerías y farmacias sin necesidad de disponer de receta médica.

Si su hijo se está alimentando bien con líquidos claros o bebidas de electrolitos, puede empezar lentamente a darle su dieta ordinaria.

El primer día que siga a la operación, vístalo con ropa interior que le vaya holgada. Si todavía lleva pañales, cámbieselos más a menudo que de costumbre. O, si fuera posible, deje a su hijo sin pañales.

Es adecuado que un bebé se bañe como de costumbre a partir del día siguiente al de la operación. Pero pregúnteselo antes a su médico.

Curar la zona operada

Durante las dos primeras semanas: separe con delicadeza los bordes del meato urinario y aplique pomada antibiótica o vaselina en la punta del meato de 3 a 4 veces al día.

Después de las dos primeras semanas: siga separando con delicadeza los bordes del meato urinario y aplique pomada antibiótica o vaselina en la punta del meato una vez al día (por la noche) durante 2 semanas más.

Durante 2–3 semanas, su hijo no debería:

  • usar juguetes de los que se montan a horcajadas (como un caballito balancín) ni instalaciones recreativas, como balancines, estructuras de barras, toboganes o columpios.
  • montar en bicicleta
  • jugar a lo bruto
  • practicar otras actividades que le podrían lesionar el meato urinario

Medicamentos para el dolor

Si su hijo tiene molestias o dolor, un medicamento para el dolor puede ayudarlo:

  • Si el médico le receta a su hijo un medicamento para el dolor, úselo siempre siguiendo sus indicaciones. Así mismo, pregunte al médico de su hijo o a un farmacéutico antes de darle paracetamol o ibuprofeno. Tomar estos dos medicamentos a la vez podría ser un exceso de medicación.
  • Si el médico no le ha recetado a su hijo ningún medicamento para el dolor y su hijo aún no ha cumplido los 6 meses, consulte al médico antes de darle ningún medicamento.
  • Si el médico no le ha recetado a su hijo ningún medicamento para el dolor y su hijo ya ha cumplido los 6 meses o es mayor y su médico le da el visto bueno, podrá darle paracetamol O ibuprofeno.

Acuda con su hijo a todas las visitas de seguimiento que le programe su médico.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo si:

  • tiene dolor al orinar
  • le salen dos chorros cuando orina
  • está vomitando mucho y no logra retener líquidos
  • tiene problemas para orinar
  • tiene problemas para defecar
  • le sangra o le sale pus del meato urinario
  • parece estar teniendo mucho dolor, y el dolor no le remite
  • tiene fiebre
  • no puede orinar
Fecha de revisión: marzo de 2019