[Ir al contenido]

Nasofaringoscopia

Revisado por: Ani Danelz, CCC-SLP

¿Qué es la nasofaringoscopia?

La nasofaringoscopia es una exploración en la que los médicos acceden visualmente a la parte posterior de la garganta. Lo hacen introduciendo un tubito fino y flexible llamado "endoscopio" dentro de la nariz. El endoscopio lleva una luz y una cámara en el extremo. Esto ayuda a los médicos a ver cómo el paladar (que separa la boca de la cavidad nasal) se mueve mientras el paciente habla. La exploración dura unos 2 minutos.

¿Por qué se hacen nasofaringoscopias?

Las nasofaringoscopias ayudan a los médicos y a los terapeutas del habla (también conocidos como "patólogos del habla y del lenguaje") a encontrar la causa de las disfunciones velofaríngeas. Una disfunción velofaríngea ocurre cuando el paladar blando no se cierra bien en la parte posterior de la garganta, lo que permite que el sonido y el aire se escapen por la nariz.

Un niño con una disfunción velofaríngea puede:

  • tener un habla nasal (como un niño que habla por la nariz)
  • tener escapes de aire por la nariz que se pueden oír
  • ser difícil de entender

Los médicos usan la nasofaringoscopia para:

  • encontrar la ubicación y ver el tamaño del hueco que permite que se cuele aire hacia la cavidad nasal
  • ver cómo el paladar y otras partes de la boca se mueven mientras el niño habla
  • diagnosticar el paladar hendido submucoso
  • tomar decisiones sobre el mejor plan de tratamiento de una disfunción velofaríngea

¿Qué ocurre durante la nasofaringoscopia?

La nasofaringoscopia se suele hacer en clínicas y de forma ambulatoria. Durante este procedimiento rápido:

  • Su hijo estará sentado bien erguido en una silla. Si el niño es pequeño, es posible que se deba sentar en su regazo.
  • El médico le pondrá un anestésico tópico (de uso externo y local) en cada fosa nasal mediante un espray. Este espray abrirá las vías nasales del niño y ayudará a aliviarle las molestias.
  • El médico (o el terapeuta del habla) introducirá un endoscopio flexible dentro de la nariz de su hijo.
  • Luego, le pedirá que diga una serie de palabras y frases mientras el médico (o terapeuta del habla) observe cómo se comporta el paladar a través de un monitor de televisión conectado al endoscopio.
  • Luego extraerá el endoscopio.

La anestesia administrada por vía tópica puede hacer que el niño note la garganta un poco dormida o insensible. Por lo tanto, su hijo no podrá comer ni beber nada durante los 30 minutos siguientes, hasta que la anestesia deje de hacerle efecto.

¿Qué ocurre después de la nasofaringoscopia?

El médico, o el terapeuta del habla comentará con usted los resultados de la prueba y le dirá cuáles son las opciones de tratamiento. Puesto que las nasofaringoscopia se graban, el profesional de la salud puede volver a ver la exploración con usted y contestarle cualquier duda o pregunta que pueda tener.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Las nasofaringoscopias van bien cuando el niño sabe quedarse bien quieto y seguir instrucciones. Si cree que su hijo no va a ser capaz de tolerar el endoscopio, hable con su médico sobre otra opción.

Ayuda saber que la nasofaringoscopia es una prueba médica eficaz y ordinaria. Las complicaciones son sumamente infrecuentes. Pero, como ocurre en la mayoría de los procedimientos, implica algunos riesgos. Su médico los revisará con usted. Si tiene alguna pregunta antes, durante o después de la nasofaringoscopia, hable con el médico de su hijo.

Revisado por: Ani Danelz, CCC-SLP
Fecha de revisión: marzo de 2019