[Ir al contenido]

Traumatismo craneal por maltrato (síndrome del bebé sacudido)

¿Qué es un traumatismo craneal por maltrato?

Un traumatismo craneal por maltrato es una lesión en la cabeza o el cuello de un bebé o niño por maltrato infantil. Ocurre cuando alguien sacude a un bebé o lo golpea contra algo duro. La mayoría de los casos ocurren cuando un padre o cuidador está enfado, cansado o alterado porque un bebé no deja de llorar o porque aún no sabe hacer algo que espera de él, como usar el inodoro.

Estas lesiones pueden causar un daño cerebral permanente o incluso la muerte. Nunca se debe sacudir a un bebé por ningún motivo.

¿Quiénes se exponen a sufrir traumatismos craneales por maltrato?

La mayoría de los casos de traumatismo craneal por maltrato (también conocido como "síndrome del bebé sacudido") afectan a bebés y niños menores de 2 años de edad. Raramente, el traumatismo craneal por maltrato puede afectar a niños de hasta 5 años de edad. Puede afectar a niños y a niñas de cualquier familia.

Se exponen a un mayor riesgo de maltrato los niños que tienen muchas necesidades especiales o problemas de salud que los hacen llorar mucho, como el cólico del lactante y el reflujo gastroesofágico (RGE).

¿Cómo ocurren los traumatismos craneales por maltrato?

Cosas como hacer rebotar suavemente a un bebé sobre las rodillas o montar en coche sobre una carretera llena de baches no causan los problemas que se ven en los traumatismos craneales por maltrato.

Los traumatismos craneales por maltrato ocurren cuando alguien:

  • usa la fuerza para sacudir a un bebé
  • usa la fuerza para dejar caer o tirar al suelo a un bebé
  • a propósito golpea la cabeza o el cuello de un bebé contra un objeto, como el suelo o un mueble, o da golpes en la cabeza o el cuello del bebé con un objeto

Sacudir a un bebé es muy perjudicial porque:

  • Los bebés y los niños pequeños tienen muy poca fuerza en el cuello y sus cabezas son grandes en comparación con el tamaño de sus cuerpos. Esto permite que la cabeza les vaya de aquí para allá cuando los sacuden.
  • Cuando la cabeza va de aquí para allá, el cerebro se mueve hacia delante y hacia atrás dentro del cráneo. Esto puede rasgar y romper vasos sanguíneos y nervios del interior del cerebro, provocando hemorragias y lesiones neuronales (en los nervios).
  • El cerebro puede chocar contra las paredes del cráneo, lo que provoca hematomas y sangrados en la parte externa del cerebro.
  • La inflamación cerebral aumenta la presión dentro del cráneo (presión intracraneal). Este aumento de la presión le hace muy difícil a la sangre, portadora de oxígeno y de nutrientes, llegar a todas las partes del cerebro, lo que aún lo perjudica más.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de los traumatismos craneales por maltrato?

En los casos más graves, el bebé llega al servicio de urgencias del hospital, el centro de urgencias o la consulta del médico inconsciente, con convulsiones o en estado de choque.

En los casos menos graves, un bebé sacudido puede:

  • moverse menos que de costumbre
  • estar irritable y ser difícil de consolar
  • vomitar
  • tener dificultades para succionar o tragar
  • comer menos de lo habitual
  • dejar de sonreír
  • parecer rígido
  • tener convulsiones
  • tener dificultades para respirar
  • tener la piel de una tonalidad azulada
  • tener ambas pupilas (la parte oscura del centro de los ojos) de tamaños diferentes
  • ser incapaz de levantar la cabeza
  • tener dificultades para enfocar los ojos o para seguir movimientos con la mirada

¿Cómo se diagnostican los traumatismos craneales por maltrato?

Los padres u otros cuidadores no suelen decir que han sacudido o que le han pegado a un bebé, por lo que los médicos pueden no saber que están evaluando un traumatismo craneal por maltrato. Muchos de los signos que acompañan a un traumatismo craneal por maltrato, como la irritabilidad y los vómitos, aparecen de forma habitual en las enfermedades que son más frecuentes durante la infancia. Por eso, puede resultar difícil para un médico saber que alguien ha maltratado a un bebé.

Si los médicos sospechan un traumatismo craneal por maltrato, llevarán a cabo o pedirán:

  • Una exploración ocular para saber si han sangrado por dentro los ojos del bebé.
  • Radiografías de todos los huesos en busca de fracturas recientes, en proceso de curación, o ya curadas, que ocurren más a menudo en brazos, piernas, cráneo y costillas.
  • Tomografías computadas TC o resonancias magnéticas RM de la cabeza para detectar posibles:
    • huesos rotos en el cabeza (fracturas de cráneo)
    • inflamación cerebral
    • hemorragia cerebral

¿Qué le puede ocurrir a un bebé con traumatismo craneal por maltrato?

Los traumatismos craneales por maltrato suelen causar lesiones cerebrales de por vida y a veces hasta pueden causar la muerte.

Los bebés y los niños que sobreviven a un traumatismo craneal por maltrato pueden tener:

  • pérdidas visuales o ceguera
  • pérdidas auditivas
  • convulsiones
  • retraso del desarrollo
  • problemas en el habla y el aprendizaje
  • problemas de memoria y de concentración
  • parálisis cerebral
  • debilidad o problemas al mover partes del cuerpo
  • problemas en las hormonas que controla el cerebro

Si los problemas son leves, pueden no ponerse de manifiesto hasta que el niño empieza a ir a la escuela y tiene problemas para aprender, concentrarse y comportarse bien.

¿Cómo se puede ayudar a un niño con traumatismo craneal por maltrato?

Después de recibir un traumatismo craneal por maltrato, un bebé o un niño puede necesitar atenciones duraderas procedentes de un equipo de expertos en medicina, como:

  • médicos especializados en el cerebro y el sistema nervioso (neurología)
  • cirujanos especializados en el cerebro (neurocirugía)
  • médicos especializados en los ojos (oftalmología)
  • médicos especializados en las hormonas (endocrinología)

También necesitan que los lleve un pediatra que pueda supervisar sus atenciones médicas continuas y complejas. El niño también es posible que necesite el apoyo de terapeutas en las siguientes especialidades:

Antes de que cumpla 3 años de edad, un niño puede recibir logopedia o fisioterapia gratuitas a través de programas de carácter federal. A partir de los 3 años, el distrito escolar del niño proporciona cualquier servicio de educación especial que sea necesario.

A medida que el niño se va haciendo mayor, puede necesitar una escolarización especial y una ayuda continua a fin de que pueda desarrollar el lenguaje y las habilidades cotidianas necesarias para la vida, como vestirse.

¿Qué más debería saber?

Los traumatismos craneales por maltrato son evitables al 100%. Una parte fundamental de la prevención consiste en aumentar la conciencia sobre los peligros de sacudir a un bebé o a un niño pequeño:

  • Informe a las personas que cuidan de su hijo de que nunca se debe sacudir a un bebé.
  • Dígales que es normal que un bebé llore, para que no se alteren demasiado ante sus llantos.
  • Indíqueles maneras de tranquilizar a un bebé, como envolverlo en un arrullo, mecerlo o cantarle.
  • Informe a los cuidadores de su bebé que, ante un bebé inconsolable, está bien dejarlo en un lugar seguro y alejarse para tomarse un respiro.
Fecha de revisión: noviembre de 2019