[Ir al contenido]

Reflujo vesicoureteral (VUR)

¿Qué es el reflujo vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral es el movimiento de la orina en dirección opuesta a la normal; o sea desde la vejiga hacia los riñones.

Habitualmente, la orina fluye de los riñones hacia la vejiga. Los niños con casos leves de reflujo vesicoureteral no necesitan tratamiento. Los que tienen síntomas más graves tal vez necesiten tomar antibióticos para prevenir una infección. Los niños con infecciones y fiebre, además del reflujo vesicoureteral, tal vez necesiten una cirugía. Pero la mayoría de los niños no tienen problemas graves y la afección suele revertirse sin causar problemas a largo plazo.

¿Qué ocurre en el reflujo vesicoureteral?

Unos conductos delgados, llamados "uréteres", conectan los riñones con la vejiga y transportan la orina hacia ella. La vejiga almacena la orina hasta que se vacía cuando orinamos. Mientras la orina está en la vejiga, no suele fluir hacia atrás en dirección a los uréteres. Al orinar, la orina sale del cuerpo a través de la uretra, un conducto ubicado en la parte inferior de la vejiga.

En los casos de reflujo vesicoureteral, la orina retrocede desde la vejiga hacia los uréteres y, a veces, hasta los riñones.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del reflujo vesicoureteral?

La mayoría de los niños con reflujo vesicoureteral no presentan signos ni síntomas. Con frecuencia, los médicos detectan esta afección porque los niños tienen una infección de las vías urinarias con fiebre.

Una infección en la parte baja del tracto urinario (en la vejiga) puede causar lo siguiente:

  • necesidad frecuente o urgencia por orinar
  • mojar la cama y orinarse encima
  • una sensación de ardor al orinar
  • sangre en la orina u orina turbia o con mal olor

Una infección en la parte alta del tracto urinario (en los uréteres o los riñones) puede causar los mismos síntomas, además de los siguientes:

  • dolor abdominal o en un costado
  • fiebre y escalofríos

¿Cuáles son las causas del reflujo vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral primario ocurre cuando un defecto en uno o ambos uréteres permite que la orina fluya en el sentido inverso. La mayoría de los niños con reflujo vesicoureteral tienen este problema. Los bebés que nacen con reflujo vesicoureteral primario tienen un uréter que no creció lo suficiente antes del nacimiento. Esto puede afectar el punto de entrada del uréter en la vejiga y permitir que la orina fluya de manera inversa hacia los uréteres hasta llegar a los riñones. Se cree que el reflujo vesicoureteral primario es una afección genética.

El reflujo vesicoureteral secundario ocurre cuando un bloqueo de las vías urinarias obstruye el flujo de la orina y la envía de regreso hacia los riñones. Los niños con este tipo de reflujo suelen tenerlo en ambos uréteres. Esto puede ocurrir debido a un daño del nervio, una infección o a que otro órgano ejerce presión sobre el uréter.

¿Cómo se diagnostica el reflujo vesicoureteral?

A veces, los médicos descubren esta afección antes de que el bebé nazca, durante una ecografía prenatal de control. La prueba podría mostrar que el bebé tiene hidronefrosis/dilatación de las vías urinarias, que es una inflamación de los riñones y las vías urinarias.

Si su hijo tiene síntomas de una infección de las vías urinarias, consulte inmediatamente a un médico. El médico lo examinará, preguntará por los antecedentes médicos familiares y, probablemente, ordene algunas pruebas. Entre ellas, se incluyen las siguientes:

  • Análisis de sangre y análisis de orina, que pueden mostrar cuán bien están funcionando los riñones y comprobar si hay signos de infección o de daño en los riñones.
  • Una ecografía abdominal, en la que se utilizan ondas sonoras para crear imágenes de las vías urinarias. Estas imágenes podrían mostrar la presencia de un defecto o una obstrucción.
  • Una cistouretrografía miccional, una prueba que se realiza mientras el paciente orina. Un técnico llena la vejiga con un líquido especial y después toma radiografías mientras está llena y mientras se vacía al orinar. A continuación, el médico compara las imágenes para ver si hay problemas.
  • Urosonografía miccional mejorada por contraste. Al igual que en la cistouretografía, se coloca un catéter en la vejiga y se la llena con un líquido especial. Pero se utiliza una ecografía en lugar de una radiografía para obtener una imagen. En esta prueba, no se utiliza radiación.

Si su hijo tiene reflujo vesicoureteral, el médico lo clasificará según su grado: 1 a 5. El reflujo grado 1 es el más leve y la orina solo retrocede hasta los uréteres. El reflujo grado 5 es el más grave.

¿Cómo se trata el reflujo vesicoureteral?

Muchos niños con reflujo vesicoureteral lo superan con el tiempo. A medida que el niño crece, los uréteres se alargan y se enderezan y, con el tiempo, se cierran correctamente.

Los médicos utilizan antibióticos para tratar el reflujo vesicoureteral que se presenta con una infección urinaria. Esto impide que la infección llegue a los riñones. Los niños que toman antibióticos deben hacerlo durante la cantidad de días indicada, aun cuando comiencen a sentirse mejor. Algunos niños tomarán antibióticos todos los días para prevenir el reflujo vesicoureteral.

Cirugía

Es posible que el médico hable con usted de una cirugía que puede ayudar a los niños con reflujo vesicoureteral primario de moderado a grave, con infecciones urinarias y fiebre. El tipo más común de cirugía es la reimplantación ureteral. En este procedimiento, el cirujano extiende uno o ambos uréteres hacia más adentro de la vejiga. Esto detiene el reflujo de la orina desde la vejiga hacia los uréteres y los riñones. Los niños que se someten a esta cirugía suelen pasar unos pocos días en el hospital mientras se recuperan.

Otra cirugía, la inyección endoscópica, requiere la inyección de un gel especial en la vejiga a través de un tubo delgado. El cirujano coloca el gel en la abertura del uréter. Esto impide que la orina regrese hacia el uréter y ayuda al uréter a cerrarse correctamente. La mayoría de los niños que se someten a este procedimiento pueden abandonar el hospital el mismo día.

Los niños con reflujo vesicoureteral secundario tal vez reciban antibióticos para combatir las infecciones y tratamiento para el problema inicial que causó el reflujo vesicoureteral.

¿Qué más debería saber?

El reflujo vesicoureteral sin tratamiento puede derivar en problemas a largo plazo. La orina acumulada que llega a los riñones pueden provocar cicatrices en ellos. Esto causa lo siguiente:

  • infección
  • presión arterial elevada (hipertensión)
  • proteínas en la orina
  • problemas con el funcionamiento de los riñones o insuficiencia renal

Llame siempre al médico de su hijo si tiene síntomas de una infección de las vías urinarias, en especial si es con fiebre. El tratamiento rápido del reflujo vesicoureteral puede prevenir problemas a largo plazo y el daño renal.

Fecha de revisión: octubre de 2019