[Ir al contenido]

Gérmenes: bacterias, virus, hongos y protozoos

¿Qué son los gérmenes?

La palabra "gérmenes" se refiere a las bacterias, los virus, los hongos y los protozoos microscópicos que pueden causar enfermedades.

Lavarse las manos a conciencia y a menudo es la mejor forma de impedir que los gérmenes conduzcan a infecciones y enfermedades.

Las bacterias

Las bacterias son unos organismos unicelulares diminutos que obtienen sus nutrientes del ambiente en que viven. En algunos casos, ese ambiente será tu propio organismo o el de otro ser vivo.

Algunas bacterias son buenas para nuestros cuerpos: ayudan a que el sistema digestivo funcione correctamente e impiden que entren bacterias nocivas en su interior. Algunas bacterias se utilizan para fabricar medicamentos y vacunas.

Pero las bacterias también pueden causar problemas, como las caries, las infecciones del tracto urinario, las infecciones de oído o la faringitis estreptocócica. Los antibióticos se utilizan para tratar infecciones de origen bacteriano.

Los virus

Los virus son incluso más pequeños que las bacterias. No son ni siquiera células completas. Solo son material genético (DNA o RNA) empaquetado dentro de una cubierta proteica. Los virus necesitan otras estructuras celulares para reproducirse, lo que significa que no pueden sobrevivir a no ser que vivan dentro de otro organismo (una persona, animal o planta).

Los virus pueden vivir durante una cantidad muy reducida de tiempo fuera de células vivas. Por ejemplo, los virus contenidos en fluidos corporales infectados pueden vivir sobre superficies, como los mostradores, las mesas o los asientos del inodoro, durante muy poco tiempo, pero se mueren enseguida a menos que invadan a otro huésped.

No obstante, una vez se introducen en el cuerpo de una persona, los virus proliferan rápidamente y pueden hacerla enfermar. Los virus son los causantes de algunas enfermedades de poca importancia, como el resfriado común, de enfermedades habituales, como la gripe y de enfermedades graves, como la viruela o el SIDA (provocado por el virus de la inmunodeficiencia humana: VIH).

Los antibióticos no son eficaces contra los virus. Se han desarrollado medicamentos antivirales contra un grupo reducido y específico de virus.

Los hongos

Los hongos son organismos multicelulares parecidos a las plantas. Obtienen los nutrientes de las plantas, los alimentos y los animales en ambientes húmedos y cálidos.

Muchas infecciones por hongos, como el pie de atleta y las infecciones por levadura, no representan ningún peligro para una persona sana. De todos modos, las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado (debido a enfermedades como el SIDA o el cáncer), pueden desarrollar infecciones por hongos más graves.

Los protozoos

Los protozoos son organismos unicelulares como las bacterias. Pero son de mayor tamaño que las bacterias y contienen núcleo y otras estructuras celulares, lo que los hace más parecidos a las células de las plantas y de los animales.

Los protozoos proliferan en ambientes húmedos; por eso, las infecciones intestinales y otras enfermedades que pueden causar, como la amebiasis y la giardiasis, se suelen trasmitir a través del agua contaminada. Algunos protozoos son parásitos, lo que significa que necesitan vivir sobre o dentro de otros organismos (como un animal o una planta) para sobrevivir. Por ejemplo, el protozoo que causa la malaria crece en dentro de los glóbulos rojos, que acaba por destruir. Algunos protozoos se encapsulan y forman quistes, lo que les permite vivir fuera del cuerpo humano y en ambientes duros durante largos períodos de tiempo.

Fecha de revisión: marzo de 2019