Conciencia plena (Mindfulness)
[Ir al contenido]

Conciencia plena (Mindfulness)

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD

¿Qué es la conciencia plena o mindfulness?

La conciencia plena significa prestar atención completamente a una cosa. Significa tomarte el tiempo para verdaderamente darte cuenta de lo que estás haciendo.

La conciencia plena ocurre naturalmente en algunas ocasiones. Supongamos que te estás preparando para lanzar un tiro libre en un partido de baloncesto. Colocas cuidadosamente los pies en la línea. Miras hacia el aro y sientes la pelota entre tus manos. Tomándote tu tiempo, haces picar la pelota un par de veces. Ignoras todos los demás sonidos y lanzas la pelota. La pelota lanza un silbido y ¡encestas! Esta es una acción con conciencia plena.

¿Por qué las personas necesitan la conciencia plena?

La conciencia plena te ayuda a hacer tu mejor esfuerzo en las cosas. Te ayuda a:

  • prestar más atención
  • estar menos distraído
  • aprender más
  • mantener la calma en situaciones de estrés
  • evitar alterarte con mucha facilidad
  • hacer las cosas lentamente en lugar de hacerlas a las apuradas
  • escuchar mejor a otros
  • tener más paciencia
  • llevarte mejor con las personas
  • adquirir autocontrol
  • finalizar las tareas terminadas
  • sentirte más feliz y disfrutar más las cosas

¿En qué consiste la conciencia plena?

Para entrenar la mente hace falta practicar. Cuanto más practiques las habilidades de conciencia plena, más las dominarás.

Si pones en práctica las habilidades de conciencia plena, esto comenzará a surgirte naturalmente cuando lo necesites en tu vida diaria. Esto puede ayudarte a sentirte más tranquilo si estás estresado o más concentrado cuando tengas que hacer algo difícil o complicado.

Cuando pones en práctica las habilidades de conciencia plena, estás entrenando tu atención. Practicar la conciencia plena puede mejorar la atención de prácticamente todas las personas, incluidas las que tienen TDAH o las que creen que tienen problemas para prestar atención.

¿Por dónde debo empezar?

Las habilidades de conciencia plena son fáciles de practicar y simplemente requieren de unos pocos minutos por día. Estos son los pasos básicos:

  1. Siéntate en una posición cómoda y relajada. Escoge algo en lo que desees centrar tu atención, como una palabra que repites en tu cabeza o tu respiración.
  2. Supongamos que decides concentrarte en tu respiración. Respira normalmente mientras simplemente prestas atención a tu respiración. Si lo deseas, puedes cerrar los ojos. A medida que inhalas y exhalas, simplemente nota cada respiración. Presta atención de forma sencilla; adrede pero no de manera forzada.
  3. Nota cuando tu mente comience a vagar y deje de prestar atención a tu respiración. Tal vez comiences a pensar en qué almorzarás o si te acordaste de traer el equipo de fútbol, o en una broma que alguien contó después de la clase de matemática. Esa es tu mente que vaga y se distrae. Es normal, las mentes lo hacen todo el tiempo.
  4. Cada vez que notes que prestas menos atención, vuelve a redirigir tu atención amablemente a la respiración. Esa es la manera de entrenar la atención.
  5. Continúa respirando, continúa relajándote, continúa prestando atención a tu respiración. Continúa redirigiendo tu atención a la respiración cada vez que tu mente vague. Intenta hacerlo durante 5 minutos.

¡Eso es todo! Existen muchas otras maneras de poner en práctica la conciencia plena, como comer con conciencia plena o incluso caminar con conciencia plena. Intenta escoger diferentes cosas en las que concentrarte que te ayuden a entrenar tu atención.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: noviembre de 2017