[Ir al contenido]

5 formas de alcanzar (¡y mantener!) un peso saludable

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Las dietas no son la mejor manera de perder peso. Eso se debe a que crean patrones de alimentación temporales y, por lo tanto, resultados temporales. La mayoría de las personas que hacen dieta vuelven a recuperar el peso que perdieron cuando regresan a sus viejos hábitos de alimentación.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de perder el exceso de peso? ¡Crea una nueva normalidad!

La pérdida de peso tiene más probabilidades de ser exitosa cuando las personas cambian sus hábitos y reemplazan los hábitos viejos y poco saludables por nuevas conductas saludables. A continuación, se incluyen 5 maneras de hacer que esto ocurra:

  1. Ejercicio físico. La actividad física regular quema calorías y genera tejido muscular. Estas dos cosas te ayudan a verte y sentirte bien y a no recuperar el peso perdido. Sacar a pasear al perro, ir en bicicleta a la escuela y hacer otras cosas que incrementen tu nivel diario de actividad pueden marcar una diferencia. Si deseas quemar más calorías, aumenta la intensidad del entrenamiento y agrega algunos ejercicios de fuerza para generar músculos. Cuanto más tejido muscular tengas, más calorías quemarás, aun cuando no estés haciendo ejercicio físico.
  2. Reduce el tiempo ante la pantalla. Las personas que pasan mucho tiempo frente a pantallas tienen más probabilidades de tener sobrepeso. Establece límites razonables para la cantidad de tiempo que pasas frente al televisor, jugando videojuegos y usando computadoras, teléfonos y tabletas sin razones relacionadas con el trabajo escolar. Asegúrate de contar con suficiente tiempo para hacer ejercicio físico todos los días y para dormir lo suficiente.
  3. Ten cuidado con las porciones distorsionadas. Las grandes porciones agregan calorías que te hacen subir de peso. Las bebidas con azúcar, como los refrescos, los jugos y las bebidas deportivas, son calorías vacías que también contribuyen a la obesidad. Por lo tanto, escoge porciones más pequeñas (o comparte las porciones del restaurante) y opta por el agua o la leche descremada en lugar de los refrescos.
  4. Come 5 porciones de frutas y verduras por día. Las frutas y verduras son mucho más que simplemente vitaminas y minerales. También están llenas de fibra, lo cual significa que te llenarán. Y cuando te llenas con frutas y verduras, tienes menos probabilidades de comer demás.
  5. No te saltees el desayuno. El desayuno pone en marcha tu metabolismo, para que queme calorías desde el principio, y te da energía para hacer más cosas durante el día. Las personas que se saltean el desayuno suelen estar tan hambrientas que más tarde comen más. Entonces, ingieren más calorías de las que habrían ingerido si hubiesen desayunado. De hecho, las personas que se saltean el desayuno suelen tener un IMC superior al de las personas que desayunan.
Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2016