[Ir al contenido]

Preguntas más frecuentes sobre la lactancia materna: conseguir que su bebé se le agarre bien al pecho

Amamantar a un bebé es lo más natural, pero la lactancia materna requiere práctica para hacerla bien. He aquí lo que debe saber para conseguir que su bebé haga un buen agarre al pecho, teniendo la seguridad de que su bebé está bebiendo leche, sabiendo cómo concluir una sesión de lactancia y mucho más. 

¿Cómo puedo conseguir que mi bebé se me agarre bien al pecho?

Busque un lugar cómodo para sentarse, y apóyese en cojines, almohadones, un reposapiés o lo que necesite para estar cómoda. Elija una posición de amamantamiento con que se sienta cómoda. Cuando usted y su bebé estén preparados, siga estos pasos:  

Haga un "bocadillo de pezón". Agárrese un seno con la mano y comprímalo para hacer un "bocadillo de pezón". Una forma fácil de recordar cómo colocar la mano: mantenga el pulgar a la altura de la nariz del bebé y los demás dedos a la altura de su barbilla.  (El pulgar y los otros cuatro dedos deben estar lo bastante atrás y los bastante separados entre sí como para que el bebé pueda abarcar el pezón y la areola -la zona circular de piel más oscura que hay alrededor del pezón- cuando se agarre al pecho.) Comprimirse el pecho de esta forma permite que su bebé se agarre bien al pecho. La cabeza de su bebé debería inclinarse ligeramente hacia atrás, con el mentón del bebé tocando la mama. 

 

Haga que su bebé abra completamente la boca. Deslice suavemente el pezón sobre la piel de su bebé, entre la nariz y los labios. Cuando usted haga eso, su bebé debería abrir bien la boca (como si bostezara) y bajar la lengua. 

 

Acérquese el bebé al pecho. Cuando el bebé haya abierto bien la boca y bajado la lengua, acérqueselo rápidamente al pecho (no acerque el pecho al bebé). El bebé debería poder abarcar con la boca la mayor superficie posible de la areola mamaria. La nariz del bebé debería estar casi tocando su pecho (no apretada contra él) y los labios del bebé deberían están orientados hacia fuera (no fruncidos hacia dentro). 

Cuando el bebé se le haya agarrado al pecho correctamente, es posible que usted sienta cierta molestia durante unos breves momentos. Después de eso, solo debería notar unos pequeños tirones cuando el bebé succione.

 

Para tener la seguridad de que el bebé se le ha agarrado bien al pecho, ayuda que los observe una persona experta en lactancia materna, como un asesor de lactancia materna. 

¿Qué es la bajada de la leche?

El reflejo de bajada de la leche, o reflejo de eyección, es una sensación de cosquilleo o de hormigueo que puede sentir en los senos justo después de que su bebé empiece a succionar. También es posible que le salga leche por el otro pezón.

Ocurre cuando las succiones de su bebé (o el bombeo de una máquina de extracción de leche) activan los nervios del pezón. Los nervios envían un mensaje al cerebro indicándole que envíe leche hacia el pezón. El cerebro libera una hormona, llamada oxitocina, que hace que unos diminutos músculos del pecho se contraigan y expulsen leche. 

La oxitocina también puede hacer que note contracciones en el útero (o entuertos) cuando le baje la leche. Esto ayuda a que el útero recupere su tamaño original.

La bajada de la leche también puede ocurrir si atrasa una toma o antes de que inicie la toma (es posible que la note solo con ver a su bebé o al oírle llorar). O puede ocurrir después de que el bebé se le agarre al pecho y succione varias veces. Algunas mujeres notan muchas bajadas de la leche (o reflejos de eyección) durante una sola toma. 

También hay mujeres que nunca han notado la bajada de la leche, lo que es completamente normal.  Incluso aunque no la note, usted verá cómo la leche le sale por el pezón y verá y oirá a su bebé mientras la traga. 

¿Cómo puedo saber si mi bebé está bebiendo? 

Usted puede saber que su bebé está bebiendo viendo cómo se le mueve la mandíbula inferior, la oreja y/o la sien. 

Al principio de las tomas, los bebés tienden a succionar más deprisa.  Luego, durante la bajada de la leche, es posible que oiga tragar a su bebé. Es posible que lo oiga como si fueran pequeños chasquidos. 

Hacia el final de las tomas, los bebés suelen reducir la velocidad de las succiones. Notará que sus senos están más blandos y percibirá que las manos y los hombros de su bebé están más relajados. 

¿Soltará el pecho mi bebé cuando deje de succionar?

La mayoría de los bebés sueltan el pecho por iniciativa propia. Si su bebé no se suelta del pecho, y sus succiones parecen limitarse a la parte anterior de la boca, rompa la succión. Hágalo haciendo resbalar el dedo por el lado de la boca del bebé (entre sus encías) y gire el dedo un cuarto de vuelta para romper el agarre. 

Trate de hacer eructar a su bebé y cambiéselo al otro pecho. 

¿Cómo puedo saber si mi bebé se ha agarrado mal al pecho? 

Si su bebé se agarra mal al pecho, lo más probable es que a usted le resulte difícil amamantarlo. Algunas madres experimentan dolor o sienten pellizcos mientras amamantan a sus bebés. 

Los bebés que se agarran mal al pecho tienden a quedarse dormidos en el pecho y pueden no parecer estar satisfechos después de una toma por no haber ingerido suficiente cantidad de leche.  

Si cree que su bebé no se ha agarrado bien al pecho, rompa la succión.  Luego, recolóquese al bebé en el pecho para que abarque con su boca el pezón y gran parte de la areola mamaria.  Si sigue teniendo dolor incluso después de volvérselo a colocar en el pecho, hable con su médico o con un asesor de lactancia para asegurarse de que su bebé se le agarra bien al pecho (o para descartar otros problemas). 

Llame siempre a su médico si no puede amamantar a su bebé sin dolor, o si su bebé:

  • se le sigue durmiendo sobre el pecho
  • mama, pero parece quedarse insatisfecho tras finalizar las tomas 
  • no gana el peso que debería ganar, o no moja ni mancha los pañales que debería ensuciar (unos 6 pañales mojados y unos 4 pañales manchados de heces al día al principio)

Fecha de revisión: noviembre de 2019